top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

vio que la localización del teléfono de nuestro hijo indica como si estuviera en “Jan Yunis, Gaza"

  • Ben S.'s story

Cientos de personas que fueron asesinadas y secuestradas solo por el hecho de ser judíos

El 7 de Octubre a las 12:30 a.m., salí hacía el sur. Todo era diversión, felicidad, sonrisas, amor y una gran emoción.


A las 3:00 a.m. entramos a la fiesta, la emoción estaba por las nubes, miles de personas felices, disfrutando, bailando, contentos, sonrientes y divirtiéndose.



Ben S before supernova festival

People dance at the Supernova music festival

A las 6:29 a.m., escuché un sonido extraño. Estábamos en la zona periférica de Gaza, a solo unos cientos de metros de la frontera. Vimos rastros de cohetes en el cielo, y en ese mismo segundo me llegaron alertas de que había misiles en el centro del país. Medio minuto más tarde, sonaron las alarmas en la fiesta en la que estábamos en Re’em.


Pararon la música al instante. Todos muy confundidos, la policía confundida, los guardias de seguridad confundidos, sin saber a dónde ir y qué hacer.


Corrimos en dirección a los autos y escuchamos disparos. Vimos paracaidistas aterrizando y motos viniendo hacia nosotros, disparos por todos lados, una sensación aterradora.


Cientos de personas que fueron asesinadas y secuestradas solo por el hecho de ser judíos.




Estábamos atrapados dentro de la zona de la fiesta porque nos habían bloqueado desde todos los lados. Le agradezco a Dios que me dio la fuerza y el ingenio para actuar por mi cuenta. Conduje a gran velocidad dentro de la zona de la fiesta y subí a mi auto a personas que no conocía. Pero, ¿qué importa? Todos estábamos en la misma pesadilla.. Lo más importante era ver algo de asfalto y lograr salir.


A las 8:30 a.m. llegamos a Netivot, entré a la ciudad, dejé el auto en cualquier lado, ya que ni me preocupaba en ese momento nada, lo único importante era conseguir un lugar seguro para estar. Nos metimos en un edificio abandonado donde encontramos un refugio del tamaño de una lata de atún, 8 personas, aterrorizadas y muy nerviosas. Fuera del edificio se escuchaban disparos, gritos, y el estrés llegaba a un grado que ¡por Dios!, es preferible que no se lo imaginen.



A man in a car at the Nova festival

9:30 de la mañana salimos del lugar pequeño en el que estábamos, y corrimos rapidísimo hacia un refugio más grande y más normal. Después de 25 minutos llegó la policía de Netivot y nos llevaron hacia un lugar más seguro en la municipalidad.


Al final llegué a casa a las 10:00 p.m., exhausto, sin nada de fuerzas, heridas espantosas, cosas que vi horribles y pensando cuánto hay que apreciar la vida.


Ben S, in the bomb shelter

Les deseo a todos que estén fuertes, salud para todos nosotros y que dentro de poco todos los secuestrados vuelvan a sus casas enteros y saludables, amén.


"El pueblo eterno no le tiene miedo a un camino largo”


Ben S.


コメント


bottom of page