top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Ninguna batalla, sólo ellos cantando y bailando mientras asesinaban a todas las personas que amo

  • Galit K.'s story

Empezamos a correr sin saber a dónde, y mientras corríamos escuchábamos disparos

Me parece que esta publicación es crucial y cuanto antes cuente mi historia, mejor.

Sé cuánto esperan todos a cada posible fragmento de información. ¿Qué nos pasó y cómo aquellos que sobrevivieron lograron hacerlo? Creo que todos los que estuvieron allí deben hablar de esto, y cuanto más lo hagan, mejor será para lidiar con esta locura.


Galit and a friend resting in a greenhouse

Todo comenzó por la mañana, señalaré que hasta ese momento todo era perfecto. ¡Vaya! Qué bien nos lo estábamos pasando, todos bailaban, sonreían y celebraban la vida. Alrededor de las 6:15 a.m., comenzaron los cohetes sobre nosotros. Noam nos dice: "¿Amigos, escuchan? el Iron Dome". Vale, está bien, es el Iron Dome… después de todo, ya estamos tan acostumbrados a esta realidad.


Después de dos minutos, la música se detiene. Eden llegó y nos gritó que estábamos siendo demasiado ingenuos quedándonos ahí sentados, “¡¡Vamos, Alerta Roja, levántense ya!!”. Está bien, nos paramos, nos dirigimos hacia la salida, nos echamos al suelo y miramos los cohetes, rezando para que todo pasara rápido. Todavía no comprendíamos la magnitud de las cosas que estaban a punto de suceder.



Galit and friends at NOVA

Después de unos minutos, los policías que estaban en la fiesta comenzaron a evacuar a todos del lugar y diciendo que empezáramos a dispersarnos. ¿Y nosotros? ¡Todavía no entendíamos lo que realmente estaba sucediendo!


Dijimos, vale, son cohetes, ya pasará... medio aturdidos y medio asustados, regresamos a la carpa y empezamos a empacar nuestras cosas, y qué suerte no haber salido en ese momento, ya que muchos que ya se habían ido, lamentablemente, hoy no están con nosotros.


Después de doblar todo, nos dirigimos hacia el estacionamiento y durante 10 minutos buscamos el auto y no lo encontrábamos. El estacionamiento era enorme, todos estaban estresados y corriendo. Después de 10 minutos encontramos el auto, cargamos las cosas y empezamos a conducir.


"Después de un minuto, un auto llegó a toda velocidad y se detuvo a unos metros de nosotros, la gente salió gritando que alguien estaba herido y que habían terroristas disparando. "

Había un tráfico loco a la salida de la fiesta y cuando llegamos a la intersección donde debíamos girar hacia el norte, vimos muchos autos regresando de ese camino y todos nos decían que no fuéramos hacia allí, sino hacia el otro lado, hacia el sur. Giramos a la izquierda y apenas nos movíamos debido a la cantidad de autos. Después de un minuto, un auto llegó a toda velocidad y se detuvo a unos metros de nosotros, la gente salió gritando que alguien estaba herido y que habían terroristas disparando.


Creo que en este punto comenzamos a entender lo que estaba sucediendo a nuestro alrededor. Empezamos a escuchar disparos, había algunos policías frente a nosotros completamente asustados y confundidos pero aún intentaban mantener un poco de calma para todas las personas de la fiesta que no sabíamos qué hacer. Nos dijeron que saliéramos de los autos y comenzáramos a correr por el campo abierto. La gente regresaba de atrás gritando que les disparaban.



¿A dónde correr? ¿Es más seguro correr que esperar? ¿Dónde nos escondemos? No teníamos idea de qué hacer. Empezamos a correr sin saber a dónde, y mientras corríamos escuchábamos disparos desde atrás y desde los costados. Simplemente seguimos adelante durante unas 4 horas.


¡Dios mío, gracias por la fuerza que me diste para seguir corriendo y no rendirme! Gracias por todos los milagros que hiciste en el camino. Oraba por nuestras vidas y gritaba por qué nadie nos ayudaba. Cuánta frustración, cuánta impotencia tuve en esos momentos. ¿Dónde están los helicópteros? ¿Dónde está el ejército? ¿Dónde está la policía? ¿Dónde está la ayuda que necesitamos? ¿Qué demonios está pasando aquí? No sabíamos que todo nuestro país estaba en una guerra, que la magnitud de las cosas era incomprensible.


Después de unas 4 horas aproximadamente llegamos a un refugio, estábamos tan deshidratados. Hubo un momento en el que temí morir de deshidratación antes de ser asesinada por los disparos de los terroristas. En el refugio encontramos un grifo de agua y la gente comenzó a reunirse a nuestro alrededor. Todos estaban en un estado de ansiedad que nunca antes había visto en mi vida. De repente, llegó un policía que ni siquiera sabía dar respuestas ni qué nos depararía el destino. Después de quedarnos allí durante una hora aproximadamente, llegó un primer convoy y se llevó a unas 20 personas.


Nos dijeron que había un pueblo cercano, a unos 7 kilómetros de distancia llamado Patish y que comenzaramos a caminar hacia allá, que era más seguro.

Comenzamos a caminar mientras seguíamos escuchando disparos detrás de nosotros todo el tiempo. Después de aproximadamente una hora caminando, llegó un auto civil para recogernos y llevarnos al pueblo.


Desde allí, todo fue un poco más tranquilo. Un poco más seguro. ¡Sobrevivimos a este día por milagro!


No puedo imaginar lo que pasó con aquellos que fueron asesinados y lo que están pasando aquellos que están desaparecidos o secuestrados. Mi corazón está con todas las familias que perdieron a sus seres queridos y con aquellos que aún los buscan.

Con la ayuda de Dios, escucharemos tantas buenas noticias como sea posible y tendremos mejores días.


Gracias a todos por su preocupación y cariño. Los amo y agradezco a Dios el poder estar aquí, ahora, escribiendo esto y contando mi historia en medio de la masacre que ocurrió allí. Lo más probable es que todos todavía estemos en trauma, ¿cómo superarlo?... seguro que llevará algún tiempo.



Galit K.


コメント


bottom of page