top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

"¡Comiencen a correr hacia los campos, todos corran, hay terroristas!"

  • Lital A.'s story

Entonces se nos reveló ante nuestros ojos la magnitud del desastre

Después de asimilar lo sucedido, me es importante contar lo que pasó:


Ahora que he tenido tiempo para procesar lo que he vivido, es importante que nuestra historia se escuche.

Llegamos a la fiesta a las 03:30, todo estaba muy bien pensado, organizado y hermoso.

Con gente increíble y de buen corazón que había venido a pasar un buen rato. Un festival espectacular, con una excelente producción.

A las 06:30, exactamente al amanecer, comenzaron las sirenas. El organizador del evento gritó por los altavoces: "¡Se acabó la fiesta, hay Sirenas! ¡Código rojo!". (Un sistema de alerta temprana que advierte de ataques de misiles desde la franja de Gaza).


Todo el mundo comenzó a correr en todas direcciones.

La fila de autos era larga y decidimos esperar un rato a que cesaran los misiles.

A las 07:00 nos informaron sobre la infiltración de terroristas y en ese mismo segundo, corrimos hacia nuestros autos.

Conducimos exactamente un metro antes de escuchar que los terroristas estaban disparando a todos los vehículos que llegaban a la carretera.

Decidimos quedarnos cerca de los guardias de seguridad y los policías de la fiesta, que estaban armados. Nos sentamos con ellos, tratamos de relajarnos y entender lo que estaba sucediendo, y luego escuchamos los disparos cada vez más cerca.


Entonces se nos reveló ante nuestros ojos la magnitud del desastre. No había ni medio metro sin un cadáver.

Corrimos hacia una caravana y nos encerramos en ella. Los disparos se acercaban y algunas balas perdidas atravesaron la caravana. Tratábamos de mantenernos en completo silencio.

Y entonces los escuchamos, esos monstruos, fuera de la caravana, golpeando sus rifles contra nuestras ventanas, tratando de abrir la puerta. Más disparos, luego se alejaron de la caravana para continuar su ataque.

Pero regresaron e intentaron forzar nuevamente la caravana.

Y así continuó, ¡durante 8 horas! En algún momento, intentaron llevarse la caravana conectándola a su propio vehículo. Éramos 6 personas en la caravana.

Y hacía calor.

Mucho calor.

No podíamos movernos.

No podíamos pronunciar una palabra, no podían escuchar que estábamos ahí. Llamamos a la policía en susurros cuando escuchábamos que los terroristas se retiraban. Nadie vino. Nos habían abandonado.

El aire en la caravana se estaba agotando. Nuestros cuerpos enteros dolían y hormigueaban. intentábamos mantenernos despiertos mutuamente. ¿Cuánta suerte se puede tener?

Ya habíamos aceptado que no saldríamos vivos.

Las baterías de los teléfonos estaban agotadas.

Y sólo quedaba orar por un milagro.


Por suerte para nosotros, ocurrieron muchos milagros.


Vimos un vehículo Hummer del ejército acercándose. Miramos por la ventana para verificar que efectivamente eran nuestros soldados y que no se trataba de terroristas que, Dios no lo permita, habrían tomado un vehículo militar.

Abrimos la puerta y un soldado nos gritó que corriéramos hacia ellos. Esos fueron los 300 metros más largos de mi vida. Corriendo descalzos, entre los vidrios rotos de los autos destrozados. Corremos hacia ellos a través de un campo de espinas, lo más rápido posible, porque los terroristas todavía están por allí.


Llegamos a la carpa preparada para los heridos y empezamos a comprender que esto era solo la punta del iceberg.


Cualquiera que no estuviera herido o en estado de shock intentaba cuidar de los heridos.

Había tanta sangre, tanta gente en completo estado de shock. Había personas que estaban solas porque mataron a todos los amigos con los que habían llegado al festival.

Entonces un oficial entró en la carpa y pidió las llaves de los autos. En autos destrozados, evacuaron a los heridos. Cuando el último herido fue evacuado, tomamos uno de los autos que quedaba y que había sido destrozado por los terroristas pero que aún funcionaba.

Entonces se nos reveló ante nuestros ojos la magnitud del desastre.

No había ni medio metro sin un cadáver.

cadáveres de policías, soldados, paramédicos y jóvenes que habían venido a la fiesta.

Mujeres, hombres, de todo.


Cuando llegamos a la carretera, vimos una fila de autos de aproximadamente un kilómetro de largo a cada lado de la carretera. Junto a cada auto había un cuerpo. Nunca olvidaré esa escena en mi vida. Conducimos entre los cuerpos. Cada pocos metros, bajando al costado de la carretera porque había autos o cuerpos varados en el medio.


A veces bajábamos por caminos de tierra porque los autos o los cadáveres nos bloqueaban el paso.

Conducimos lo más rápido posible porque los terroristas aún estaban en la zona

Llegamos al área de reunión en la ciudad de Ofakim.


Tomamos aliento y comenzamos a buscar formas de regresar a casa. Nos salvamos por un milagro.

Dios estaba personalmente cuidando de nosotros. Llámalo como quieras.

Podrían haber disparado contra nuestra caravana, prenderla en fuego como hicieron con otros autos, o arrastrarnos y llevarnos a Gaza.

¿Y dónde estuvieron las fuerzas de seguridad durante ocho putas horas?

No tengo una forma real de describir la sensación de espanto y los horrores que vimos y vivimos.

Gracias por la vida que recibimos de regalo.

Nada debe darse por sentado.

Ojalá pronto conozcamos días tranquilos y que todos nuestros secuestrados regresen a sus hogares.

Comparto el dolor de las familias que perdieron a sus seres queridos, personas que simplemente habían salido a pasar un buen momento.

Mi corazón está desgarrado


Lital A.


Commentaires


bottom of page