top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Entonces se nos reveló ante nuestros ojos la magnitud del desastre

  • Amit B.'s story

Huímos hacia los campos como animales en temporada de caza. Jamás soltaste mi mano

Es imposible resumir lo que pasamos allí sin nuestro amigo Ziv, y hasta que él no esté en casa, nada habrá realmente terminado.

Aún así, estamos aquí de milagro.

Todo comenzó con los misiles; fue estresante, pero seguí convenciéndome de que era casi imposible que algo me cayera directamente y que todo estaría bien.

Intentamos conducir hasta que todo quedó bloqueado; todos querían escapar.

Esperamos a que las cosas se calmaran y mantuvimos un perfil bajo para evitar que nos lastimaran, pero luego la gente empezó a correr y a gritar que había terroristas en la zona.


"Por poco perdí la cabeza. No entendía por qué habías actuado así, pero luego me di cuenta de que al menos, si muriéramos, nuestra familia tendría un recuerdo de que nos amamos hasta el último momento."

Huímos hacia los campos como animales en temporada de caza. Jamás soltaste mi mano.

Se podían oír los balazos y la gente cayendo. Los terroristas nos acechaban desde sus motocicletas, pretendiendo matarnos. Cuando te dije que estaba agotada, dijiste que no teníamos más remedio que seguir corriendo.

Intentamos encontrar a alguien que nos llevara en coche, pero me dijiste que era más seguro continuar a pie.



No dejamos de correr hasta que nos separamos de Ziv y nos escondimos entre los arbustos. Las balas volaban por sobre nuestras cabezas; nunca antes había escuchado ese sonido. Los terroristas pasaron a nuestro lado, disparando donde podían. Nosotros hicimos todo lo posible para no movernos, para permanecer en silencio.


De repente, decidiste tomarnos una selfie. Por poco perdí la cabeza. No entendía por qué habías actuado así, pero luego me di cuenta de que al menos, si muriéramos, nuestra familia tendría un recuerdo de que nos amamos hasta el último momento.


Me protegiste con tu cuerpo y entonces pensé en todas las otras parejas que no corrieron con la misma suerte que nosotros.


Los horrores que presenciamos son incomprensibles y no podemos todavía asimilar lo que vivimos. Seguimos orando para que Ziv regrese a casa con nosotros.



Amit B.


Comments


bottom of page