top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Nos quitaron a las personas con el mayor sentido de generosidad, amor y felicidad

  • Celine B.'s story

Mi padre sabía que íbamos a morir de todos modos, y prefería al menos intentar escapar


No creí que sobreviviría. Esperé a ser asesinada y, milagrosamente, logré escapar. Lo que experimenté ese sábado cambió mi vida, y no sé cómo recuperarme de lo que ha pasado. Estoy destrozada y desmoronada, y no logro asimilarlo todo.


Sábado, 7:00 a.m. Estaba durmiendo en mi habitación, que al mismo tiempo era mi refugio, y empecé a sentir que la habitación estaba a punto de estallar por la cantidad de misiles y explosiones. He vivido en el Moshav Nativ Ha'asara toda mi vida, y he experimentado una o dos situaciones en lo que respecta a la tensión de seguridad, pero nunca había experimentado una cantidad tan grande de bombardeos.


Mi hermana entró en un ataque de pánico y yo intenté mantener la calma, soy fuerte, puedo superarlo, estamos en el refugio, en un lugar seguro. Le traje a mi hermana una pastilla anti estrés y creí que todo estaría bien.




Unos minutos después, escuché disparos. Silencio en la habitación y solo miradas de perplejidad: “¿Disparos? ¿Por qué hay disparos?“

“¡Esto no puede ser!", me dije a mí misma que no tenía sentido que hubiera terroristas, simplemente no podía ser así. Creía sinceramente que lo había imaginado, que no había disparos.


Hasta entonces, sentía que todo estaba bajo control y, que probablemente, les habíamos matado a algún líder y esa era su reacción, como siempre. Unos minutos más tarde, tomé el teléfono de mi mamá, entré al grupo de WhatsApp de nuestro Moshav y empecé a leer los mensajes: "Están en mi terreno, intentaron abrir la puerta. ¡Rápido, por favor ayúdenme! Con pañuelos verdes alrededor de la cabeza y armas". Y ahí, en ese mismo momento, empezó una película de terror.


"El peor escenario de mi vida estaba sucediendo en la realidad."

Tuve un ataque de pánico, el primero en mi vida. Perdí el control de mi cuerpo, temblaba salvajemente, no podía respirar, y mi cabeza asumió que probablemente iba a morir ese día. ¿Y qué va a pasar con todo lo que había planeado? ¿Y qué va a pasar con todas las personas que amo? ¿Y qué va a pasar con mi familia? ¿Cómo es que todo va a terminar así? Estamos desprotegidos, simplemente esperando a que los terroristas vengan a nosotros, sin manera de defendernos. Tomamos cuchillos sabiendo que no ayudaría. Los terroristas tenían veneno en sus ojos y armas, y nosotros, aterrorizados con cuchillos.


Esta es una guerra predestinada. Esperamos en el refugio durante horas, esperando pacientemente a ser asesinados. Colocamos un refrigerador contra la puerta, una silla contra la otra puerta y mientras tanto, tomé el teléfono de mi mamá y leí mensajes como: "Hay ruidos extraños desde nuestro patio", "La gente habla en árabe por radio, vengan rápido", "¡Están en nuestra casa!" y me doy cuenta de que son nuestros vecinos.




Unos minutos más tarde, mi historia en este mundo llega a su fin. Mis padres están en un estado de shock total, solo miraban WhatsApp, como si eso fuera lo que los salvaría. Mi hermana tomó el mando y dijo que preferiría morir por un misil que ser asesinada por un terrorista, así que decidimos salir del refugio y escondernos. Karen y yo nos escondimos debajo de un ataque pesado de misiles mientras nos acostamos en el suelo y rezábamos con las manos en la cabeza.


Escuchamos disparos desde el vecindario y entendemos que están llevando a cabo una masacre en nuestro pueblo, mi pueblo sangraba y yo estaba impotente. El peor escenario de mi vida estaba sucediendo en la realidad.

A eso de las 17:30, recibimos un aviso de evacuación del pueblo mientras los terroristas aún merodeaban por el lugar. Decidimos empacar lo que pudiéramos en cinco minutos y partir. Mientras empacaba, descubrí que Neta, mi amigo, ¡había sido asesinado! Mi querido Neta, que estaba en su departamento con su novia, le lanzaron una granada y su departamento se incendió, Neta salió corriendo y lo acribillaron. Ni en mis peores pesadillas, jamás imaginé que esto pudiera suceder.

Y pensé: "¿cómo puedo lidiar con lo que estoy viviendo y al mismo tiempo asimilar la muerte de Neta?" Apenas derramé lágrimas y me enojé conmigo misma por no desmoronarme.


Intento entender y avanzar hacia el auto. En el estacionamiento, escuchó una ráfaga de disparos a pocos metros de mí. En un pánico total, le digo a mis padres: "Por favor, por favor, volvamos al refugio justo aquí están disparando". Mi padre me dijo que subiera al auto y condujera lo más rápido posible. Él sabía que íbamos a morir de todos modos, y prefería al menos intentar escapar. Esos dos minutos de conducción en el pueblo se sintieron como una eternidad por la certeza de que había terroristas merodeando libremente. Después, me di cuenta de que pasé por casas llenas de cadáveres, y que los disparos que había escuchado eran los que habían matado a mis vecinos. Mientras conducimos, Karen y yo vimos autos abandonados en medio de la carretera principal: puertas abiertas, ventanas abiertas y nadie adentro.



Todo el camino estaba encendido en fuego y nadie podía controlarlo, porque no era una prioridad en ese momento. Nos detuvimos en una estación de servicio y vi misiles sobre mí, corrí desesperadamente hacia un refugio público en la estación y ahí comenzó mi cuarto ataque de pánico. Caí al suelo, una mujer extraña me abrazó y le supliqué: "Por favor, abrázame, abrázame, mataron a mi amigo, por favor…", ella comenzó a llorar y perdí el control.

Llegamos a Netanya, la ciudad donde vive la familia de Shir, mi amiga, quienes nos acogieron.

No paraba de llorar, totalmente apática, no estaba mentalmente preparada para responder a todas las personas que me enviaron mensajes, todavía seguía sin comprender la magnitud de lo que estaba sucediendo.

Me levanté a la mañana siguiente y descubrí que aparentemente otro amigo mío había sido asesinado, un hermano, más que un amigo, mi confidente, la persona más especial que había conocido.

Hasta ahora, sigo esperando que alguien me diga que esto es un sueño y que no es real. Estoy esperando escuchar que él está vivo a pesar de que sé que probablemente eso no es cierto.

Estoy destrozada y desmoronada, no estoy emocionalmente disponible para nada, he comenzado la terapia, no sé cómo seré de ahora en adelante. Mi vida se divide en antes del 7/10/23 y después del 7/10/23.



Celine B.





Comentários


bottom of page