top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Él me dice todas las cosas que un hombre le dice a su esposa cuando cree que no volverá a verla

  • Anonymous soldier's story

No seré otra soldada asesinada durante una operación militar. No yo.

Hemos estado en el refugio durante tres horas.

Abrimos la puerta durante un minuto para tomar un poco de aire fresco, pero desde entonces ha permanecido cerrada.

Nuestro comandante en la sala de operaciones recibió la noticia de que terroristas habían infiltrado la base. Dijeron que uno de los nuestros había sido secuestrado. Desde esa llamada, los sonidos de disparos, helicópteros y tanques de batalla no han cesado. La cerradura de la puerta no funciona, así que nos turnamos para mantenerla cerrada.


No siento sed, solo necesito aire fresco. Siento que en cualquier momento algunas de las chicas aquí podrían desmayarse. Suena la sirena de "Alerta Roja". ¡Las chicas en la sala de operaciones no pueden mantener un turno de 5 horas! Ojalá pudiera correr a mi habitación, agarrar un chaleco antibalas y un casco, y hacerme cargo de ellas.

Mi cuello se siente demasiado débil para sostener mi cabeza. Todas rezamos "Shemá Israel, Adonai Eloheinu, Adonai Ehad" (Escucha, Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno).


Somos luchadoras, pero ahora me siento como una gallina enjaulada.

¿Cuál es el punto de mantener esta puerta cerrada? Si los terroristas están dentro de nuestras paredes, no tenemos suficiente fuerza para resistir.

Respira.

Recuerda, es Shabat.

¿Cómo puede estar todo ardiendo afuera mientras estamos atrapados aquí? Somos luchadoras, pero ahora me siento como una gallina enjaulada. Una vez que salgamos, comenzará el verdadero terror: descubrir quién fue secuestrado o asesinado, rezando para que no sea alguien que conozco.


Más disparos. ¡No me voy a desmayar!

Afuera, una guerra arde. Pasé de estar sentada en el suelo a presionar contra la puerta. Escucho una fuerte explosión, supongo que es un tanque. ¡Shemá Israel, Adonai Eloheinu, Adonai Ehad!


Cuatro horas han pasado. 35 secuestrados, dos soldados. El pánico se instala. Nos instamos mutuamente a seguir adelante, a respirar, a aguantar. No tenemos aire.


Hasta ahora he sobrevivido; puedo superar esto.

Cinco horas. Dos chicas se han desmayado. Usamos cartón que encontramos en el suelo para ventilarlas. No debería mirar a las otras chicas en la habitación. Intento concentrarme en un juego tonto en mi teléfono para no llorar. He hablado con mi familia. Tengo dolor de cabeza. Hasta ahora he sobrevivido; puedo superar esto. Esto se convertirá en otra historia para contar. Eso es todo. Aguanta.


Una de las chicas vomitó, así que abrimos brevemente la puerta para dejar entrar aire fresco. Me siento como una rata. Quiero salir de aquí. No seré otra soldada que fue asesinada durante una operación militar. No yo. Calma. Respira. Me lo ruego a mí misma. Mi teléfono vibra con mensajes entrantes. Respondo.


Han pasado seis horas. Eres fuerte. Todo va a estar bien. Mi cabeza pesa tanto. Cuando veo que una luz atraviesa la puerta, significa que está entrando aire. Hay orina por todo el suelo. Creo que estoy perdiendo la razón. Me pregunto cómo esto va a afectar a mi salud mental.


Siete horas y otra sirena de "Alerta Roja" suena.

Explosiones.

Actualizo a mi familia de que estoy viva. Ahora vuelvo a sentarme en el suelo.


Ocho horas.

Estoy deshidratada. Las explosiones y los disparos persisten. No creo que vayamos a salir pronto. Los soldados de Zikim están disparando a los terroristas. Buenas noticias, supongo. ¿Cuánto tiempo podemos sobrevivir aquí? Siento que tal vez esto va a terminar pronto, pero no sé qué tipo de final me espera a mí.


Nueve horas.

Tengo tanto calor. No quiero morir aquí. Me siento tan débil. No estoy bien. Necesitamos ayuda. El sonido de las explosiones es tan fuerte. Otra sirena de "Alerta Roja". Sé que la ayuda está en camino. Por favor, que se den prisa. ¡NO TE RINDAS!


¿Lograremos salir todos para cuando lleguen?

Diez horas.

Todavía esperamos. ¿Por qué están tardando tanto? Otra persona se desmayó. No puedo más.

Aguanta. Tú puedes hacerlo.


Once horas.

Dicen que están escaneando la base y que pronto nos liberarán.

Pero, ¿lograremos salir todos para cuando lleguen?


Finalmente están aquí. Dos de las soldadas necesitan atención médica, pero hemos salido de ese refugio.


A.

Una soldada de frontera observante de 19 años, fue una de las supervivientes del ataque desgarrador en el sur de Israel.



Opmerkingen


bottom of page