top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Temíamos que cada auto que aparecía detrás de nosotros, estuviera lleno de terroristas

  • Yarin H.'s story

"¡Comiencen a correr hacia los campos, todos corran, hay terroristas!"

No sé ni por dónde empezar a escribir, ni cómo elaborar todo esto en palabras. Pero voy a descargar lo que siento porque es importante para mi, porque si no hablo, o escribo, o grito sobre lo que sucedió, podría volverme loco.


Salimos para la fiesta el viernes por la noche, como cada vez que salimos, nos divertimos, reímos, amamos, bailamos, abrazamos y disfrutamos del hermoso mundo que veíamos.


¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!


Así, de repente, todo se convirtió en un gran Bum, donde nadie entendía lo que estaba pasando, más allá de que el cielo estaba lleno de misiles. Así que empacamos todo en los autos lo más rápido posible y comenzamos a conducir hacia la salida hasta que quedamos atrapados en el tráfico.

Nadie entendía realmente lo que estaba sucediendo a nuestra derecha, a nuestra izquierda, frente a nosotros o detrás nuestro, y luego nos detenemos. Todos paran los autos, algunos dentro de los autos, otros afuera, tratando de entender lo que está sucediendo. Pasan 20 minutos hasta que un oficial de policía corre y grita: "¡Comiencen a correr hacia los campos, todos corran, hay terroristas!". Y así, todos comienzan a correr tan rápido como pueden sin saber a dónde, simplemente corriendo sin dirección, sin pensamiento, simplemente corriendo. Corremos, y aún no entendemos exactamente qué está sucediendo, hasta que escuchamos el silbido de las balas sobre nuestras cabezas y cerca de nuestros oídos. El caos se desata en todas direcciones, y corremos, corremos, corremos. Algunos paraban porque no podían seguir, algunos se quedaron congelados en el lugar, otros intentaron esconderse. Corremos y no podemos pensar en las personas a nuestro alrededor ni en lo que está sucediendo detrás de nosotros.


"No estamos pensando en nada, no estamos sintiendo nada, simplemente estamos corriendo".

Nos detenemos por unos minutos y tratamos de encontrar una respuesta, de entender cuáles son nuestros próximos pasos.

Llevamos media hora corriendo por nuestras vidas, nos detenemos, respiramos por un minuto y hablamos, sin saber a dónde ir, sin entender dónde está el ejército, dónde está la policía, quién nos está liderando, dónde están las fuerzas de seguridad para ayudarnos.


¡Bum!


Otro estallido de disparos, bum, y volvemos a correr, hacia lo desconocido. Simplemente corriendo, corriendo, corriendo, corriendo, caminando y corriendo de nuevo. Y durante todo ese tiempo, no entendemos realmente lo que está sucediendo, porque estamos enfocados en salvarnos. Estamos llenos de adrenalina, y no estamos pensando en nada, no estamos sintiendo nada, simplemente estamos corriendo.


Después de unos 15 km (9.3 millas) mas o menos, comenzamos a acercarnos a un lugar más seguro: Moshav Patish, y comenzamos a ver la luz al final del túnel. La única ayuda que recibimos hasta ese momento provino de ciudadanos de buen corazón, que nos recogieron del "campo en llamas", nos llevaron a sus hogares, a un lugar seguro y nos cuidaron como a sus propios hijos. Quiero agradecerles en nombre de todos nosotros.


Yarin H.'s story

Esto no comienza a describir lo que todos vivimos, cuando digo "todos" me refiero a todos los que estuvieron en el festival Nova y a todos los ciudadanos de la zona circundante de Gaza, de los kibbutzim y sus alrededores. Al menos desde mi punto de vista.


Estoy bien, gracias a Dios, sano y salvo, logré regresar a casa.

Pero amigos, conocidos, seres queridos y voluntarios no lograron regresar a salvo... Este es un día de duelo, un día de... no tengo una palabra para describirlo.

Solo cuando estaba en el autobús de regreso a casa desde Patish a Be'er Sheva después de todo lo que pasamos, comencé a entender que esto podría haber terminado de una manera muy diferente.


Todavía no puedo comprender del todo lo que vivimos allí, llevará tiempo, estoy seguro.

Quiero expresar mis condolencias y tristeza a todos los que no regresaron, ¡a quienes fueron asesinados a sangre fría! Y a todos los secuestrados, a los desaparecidos, que regresen a casa lo más rápido posible, ¡Amén!

Rezo para que escuchemos buenas noticias y tengamos mejores días, ¡Amén!


Este es mi punto de vista, de los horrores que vivimos el 7 de octubre de 2023.


Por supuesto, a todos nuestros soldados, manténganse a salvo y cuídense.



Yarin H.

Comentarios


bottom of page