top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Corrimos nuestras vidas, mientras los disparos no cesaban

  • Adir D.'s story

Corrimos nuestras vidas, mientras los disparos no cesaban

Quienes nos conocen, saben lo que significa la escena de la música trance en nuestras vidas. Quienes me conocen bien, saben lo que la música significa para mí.

Este es nuestro lugar seguro, nuestro lugar libre. El lugar donde somos la mejor versión de nosotros mismos.


Adir D with his friends at nova festival

El festival Novah es nuestro hogar, nuestros amigos, nuestra audiencia y mucho más.

Personas buenas, hermosas, educadas, respetuosas, con valores y amor. La sal de la tierra. Porque el trance no es solo música, ¡es un estilo de vida!

Compramos las entradas hacía unos meses, así que por supuesto que estuvimos allí, junto con toda nuestra familia. ¡Y nos la pasamos genial!


Hasta que comenzó el horror…


Permítanme retroceder un poco: Me desperté de una siesta nocturna a medianoche porque habíamos acordado viajar con nuestros amigos; queríamos llegar temprano y vivirlo todo. Me desperté muy nervioso e inquieto, a pesar de que iba a mi lugar favorito con todos mis amigos, con mi familia, con mi esposa, para ver a todos nuestros amigos y conocidos.


Llegamos a la fiesta alrededor de las 2:30 a.m., y todavía estaba un poco enojado, pero el disgusto se fue desvaneciendo al ver a todos nuestros amigos. La energía cambió, la fiesta se veía increíble y el ambiente se transformaba en sentimientos de felicidad.

Hacia el amanecer, estábamos en la pista central y mi esposa saca el teléfono del bolsillo y me muestra la hora, 5:55…

Nos miramos el uno al otro y sonreímos, y le dije: "Hamsa, Hamsa, Hamsa" (que significa "toquemos madera" en hebreo).


A las 6:30, comenzó el caos…


"Escuchamos disparos y policías corriendo hacia nosotros gritando '¡terroristas!'"

Todos salieron rápidamente de los autos y comenzaron a correr hacia el este.


Sirenas, misiles, todos huyendo hacia afuera. No puedo decir que no fue estresante, pero fue como un cero en comparación con lo que nos esperaba cuando intentamos salir con el auto.


Llegamos a la carretera de salida, a la derecha está Gaza y a la izquierda, hacia casa. Un enorme atasco bloqueaba la salida hacia la izquierda, y el sonido de los misiles era algo que nunca antes habíamos escuchado en nuestras vidas en el centro.

Y luego la situación se deterioró.


Escuchamos disparos y policías corriendo hacia nosotros gritando "¡terroristas!

Todos salieron rápidamente de los autos y comenzaron a correr hacia el este. Con nosotros en el auto estaban nuestros amigos Shagav, Dan y Ron, que son como nuestros hermanos.


Mi esposa y yo corrimos hacia la izquierda, Dan y Ron corrieron hacia la derecha. Olvidé mi teléfono en el auto (mi esposa llevaba el suyo) y aquí es donde nos separamos de nuestros amigos que vinieron con nosotros.


Durante 3 agonizantes horas, corrimos nuestras vidas, mientras los sonidos de los disparos no se detenían y se acercaban a nosotros. A medida que pasaban las horas, nos dimos cuenta de que no nadie nos ayudaría; no había soldados en el área, y los valientes policías que nos protegieron ya no estaban para cuidarnos. Si no salíamos de esta situación por nosotros mismos, nadie vendría a ayudarnos.


Durante este tiempo, Ron y yo estamos constantemente en el teléfono, tratando de encontrarnos sin éxito. Después de casi dos horas de huir y escondernos bajo el fuego constante, Ron llamó y dijo que habían encontrado un vehículo blindado y que venían a buscarnos.

Intentamos explicarles dónde estábamos, pero no lograron encontrar nuestra ubicación. Estábamos lejos de la carretera, bien adentro en el campo abierto, y no podían vernos. Durante todo este tiempo, Dan y Ron no dejaban de llamarnos y tratar de ubicarnos, ¡no nos abandonaron! Después de otras dos horas más, logramos llegar ilesos a la carretera y fue entonces cuando nos encontraron.


Vimos a nuestros amigos en un auto con al menos otras ocho personas amontonadas como sardinas. Eran personas a las que ni siquiera conocían, que simplemente les pidieron que los rescataran. Nos subimos al auto junto con todos y oramos para estar yendo en la dirección correcta.


Buscamos en el mapa un pueblo judío al que puedieramos entrar, y vimos que Beeri estaba muy cerca. Al acercarnos a la puerta de entrada notamos que estaba abierta... muy extraño.

Mi esposa nos dijo que nos detuvieramos y diéramos la vuelta porque algo no le parecía bien; veía caras sospechosas por aquí. (En retrospectiva, el asentamiento ya estaba bajo el control de Hamas). Dimos la vuelta, salimos de allí, y no paramos de conducir hasta que llegamos al Hospital Soroka. Fue ahí donde nos dimos cuenta de que habíamos salido con vida.


"La sensación de humillación y abandono es dolorosa, más que la experiencia misma."

Esta es una historia sobre la amistad, sobre amigos que nunca se dieron por vencidos con nosotros y arriesgaron sus vidas para traernos a casa. Un claro ejemplo de lo que está hecho este país. Es una historia de confianza mutua y unidad. Estamos agradecidos de que nosotros y nuestros seres queridos estemos vivos.


Gracias a mi padre en el cielo que nos cuidó, eso fue realmente una providencia divina. Gracias a Dios. Nuestros cuerpos están bien, pero nuestras almas están heridas y los corazones destrozados en pedazos.

Nuestros pensamientos están con los ciudadanos, amigos y soldados que fueron asesinados en frío o secuestrados, ¡niños y niñas, incluso bebés! Familias enteras masacradas, amigos y conocidos, familias que aún están en cautiverio o desaparecidas.

Mi corazón está con ustedes.


La sensación de humillación y abandono es dolorosa, más que la experiencia misma. El enemigo no distingue entre derecha o izquierda, y alguien allá arriba quería que nos uniéramos, "porque si un león ruge, ¿quién no le temerá?"

¡Es hora de que el león ruja!


Porque nada fue peor que lo que sucedió el 7/10/23 y no puede ni debe volver a suceder. Gaza debe convertirse en un estacionamiento y, si Hezbolá también quiere participar, entonces el Líbano también se convertirá en un estacionamiento. Si Irán también quiere, bien, lo mismo para ellos. ¡Se acabaron los juegos! Debemos hacer algo que no se haya hecho antes, porque esta es una guerra por nuestra existencia. Solo así podremos perdonarlos y sanar del horror.


Solo el amor ganará.


Am Israel Jai



Adir D.

Commentaires


bottom of page