top of page

Testimonio de sobrevivientes

Leer siguiente

Un montón de terroristas debajo de nuestro edificio, mantuve mi cara de poker por mis hijos

  • Noa B.'s story

El terrorista me miraba directamente a los ojos, disparando como loco

Al principio, cuando vi los cohetes volando sobre nuestras cabezas, pensé: "¡Qué pena!".

Pero cuando me enfrenté a un terrorista con un rifle a 20 metros de mí y estaba rodeada por 6 más, entendí que "pena" no era la palabra adecuada, tal vez miedo, o tal vez simplemente incredulidad de que algo así pudiera suceder en mi país.


Llegué a la fiesta a las 02:45 a.m.


Mi trabajo era llevar a uno de los DJs extranjeros para su set, y hasta el final de su set todo parecía genial, la gente estaba feliz, de fiesta, divirtiéndose.

Después de su presentación salí a la pista de baile, me gusta sentir la energía de la gente feliz a mi alrededor.


A las 06:20 a.m., volví al escenario para filmar a mi buen amigo durante su set. El último video en mi teléfono fue tomado a las 06:28 a.m., apenas unos segundos antes de que notáramos que había cohetes sobre nuestras cabezas. La situación era surrealista, no escuchamos nada porque la música estaba alta, pero de repente comenzamos a ver los cohetes en el cielo. Los siguientes minutos fueron aterradores; apagamos la música y le gritamos a la multitud que había cohetes y que todos debían tirarse al suelo y cubrirse.




Cinco minutos más tarde, éramos uno de los cinco autos que circulaban por la carretera. Yo estaba en el tercer auto y la mayoría de la gente se había detenido en el camino para buscar refugio; yo intentaba volver a casa lo más rápido que podía.


Los siguientes minutos son difíciles de explicar, los dos autos que iban delante de mí frenaron de repente y chocaron entre sí, y había una motocicleta al costado de la carretera con un hombre tirado junto a ella, pensé que habían chocado la moto y se habían detenido.


Abrí mi puerta para ayudar a los heridos cuando vi al primer terrorista.


"Le grité al DJ que saliera del auto y se cubriera, pensé que había soldados devolviéndole el fuego, pero para mi horror, eran más terroristas."

Estaba parado veinte metros delante de mí, disparándome como un loco, mirándome directamente a los ojos. Le grité al DJ que saliera del auto y se cubriera, pensé que había soldados devolviéndole el fuego, pero para mi horror, eran más terroristas. Estaban por todos lados, no teníamos adónde ir. Las personas que aún estaban vivas de los otros autos se arrastraban hacia nosotros, heridas y asustadas, éramos cinco personas escondiendonos entre los autos.


Fue una decisión de una fracción de segundo, grité "¡Todos entren al auto!" y me senté en el asiento del conductor. Me llevó demasiado tiempo desactivar el modo de aparcamiento del auto y los heridos se sentaban en los asientos traseros. Estaba tan asustada, había un terrorista justo en frente, disparando como loco, con mirada asesina.


No sé cómo mi cuerpo logró tomar la decisión de tratar de conducir lejos de allí, pero esa decisión me salvó la vida y la de otras cuatro personas. Retrocedí y giré cuando vi que podía. Había más terroristas esperando, los autos chocaban mientras los conductores recibían disparos frente a nuestros ojos, la gente intentaba correr y eran asesinadas a tiros en el acto.


En diez segundos vi más muertes que las que jamás había visto en mi vida. Lo vi, mirándome directamente a los ojos y levantando el arma para dispararnos. En ese momento comencé a conducir hacia él. Sin dar vuelta atrás, pisé el acelerador y conduje. Nos disparó, estaba a unos dos metros de distancia y por poco nos dió en la ventana. Continué conduciendo mientras seguían disparando contra la parte trasera del auto y no miré hacia atrás.


" Mis amigos, baleados y heridos, sangrando y asustados, gente llorando porque habían visto cómo asesinaban a sus seres queridos, padres buscando a sus hijos sin saber dónde estaban."

En el auto tenía dos personas heridas, una con un disparo en la pierna y otra en la mano. Mi primera llamada fue a mi amigo que era uno de los productores de la fiesta, quería decirles que había disparos en la carretera y que no dejaran que nadie condujera en nuestra dirección. Esto fue tan solo unos minutos antes de que los terroristas llegaran al lugar de la fiesta.


Los siguientes treinta minutos estuvieron completamente enfocados en llevarnos a un lugar seguro, con personas heridas en el auto y sin saber cuán graves eran las heridas. Los cohetes seguían volando sobre nuestras cabezas cada segundo. Llegamos al hospital, los heridos estaban recibiendo atención médica y yo solo estaba esperando allí, sin saber qué hacer a continuación.

Y entonces comenzó a llegar más gente a ese hospital. Mis amigos, baleados y heridos, sangrando y asustados, gente llorando porque habían visto cómo asesinaban a sus seres queridos, padres buscando a sus hijos sin saber dónde estaban.

Pasé 4 horas en urgencias, intentando ayudar y calmar a la gente que me rodeaba.


El resto de la historia no es feliz; logré llegar a casa con solo un pequeño rasguño en la pierna. Mis amigos no lo lograron.


Cientos de personas están siendo retenidas por Hamás, cientos de personas fueron asesinadas y cientos más que aún siguen desaparecidas. Todos fuimos a celebrar nuestra libertad y el amor y quedamos allí, sangrando y sufriendo. No hay palabras para describir los horrores que presenciamos, nosotros, amantes del amor y la música.


Que todas las almas hermosas regresen a casa sanas y salvas.



Noa B.


Opmerkingen


bottom of page